Chica dando un beso a su reflejo en un espejo

La autenticidad de ser tú mismo

¿Por qué nos cuesta tanto “soltar” aquello que no nos hace bien? ¿Por qué nos importa tanto la opinión ajena? ¿A quién tenemos que demostrar lo que somos?  

Así quiero comenzar hoy esta entrada ????  

Te invito a la reflexión. Éste es un post especialmente profundo ya que solemos “perdernos” en cuestiones banales por aquello de encajar. Perdemos lo más valioso que nos hace ser seres únicos e irrepetibles. 

Sigamos reflexionando… ???? 

¿Conoces a alguien al que consideres que “brilla” por si mismo, que es una persona única, que expresa libremente lo que piensa y siente (de manera empática y asertiva) y que actúa sin miedo al rechazo ajeno? 

Si lo conoces y no eres tu, dite… 

 ¿Qué crees que tiene ese otro humano que se diferencie de ti? ¿Qué precio tuvo que pagar para brillar y ser auténtico? ¿Estarías dispuesto a pagarlo tú? 

Y aunque no me gusta este último término, lo cierto es que, todo cuesta algo en esta vida. Incluso para ser uno mismo, tenemos que pagar por serlo, o lo que es lo mismo, perder algo de nosotros a cambio de ganar algo de fuera.  

Se podría decir que intercambiamos en este trueque (en el que siempre perdemos) nuestra propia autenticidad a cambio de encajar, de pertenecer, de reconocimiento. Muchas veces el precio a pagar no es otro que dejar de caer bien a todo el mundo, incluso a esos que nos empeñamos en caer bien cuando ni siquiera nos caen bien a nosotros.  

Párate a pensar. 

¿Recuerdas algún momento en el que sintieras que no actuaste como te gustó para seguir manteniendo esa relación o incluso que no pensaran mal de ti? ¿Cómo te sentiste? ¿Y qué hubiera pasado si hubieras dejado de mantener esa relación por ser tú mismo? ¿Y qué pasa si la otra persona hubiera pensado mal de ti? ¡Qué manía de ponernos máscaras innecesarias! ☹ 

¿Realmente es ese tu miedo al rechazo? Entonces, ¿qué entiendes por rechazo? ¿Conoces a alguien te haya sido rechazado alguna vez en su vida? ¿Realmente ha sido por su propia autenticidad o por el miedo de los demás a ser rechazados? 

También ocurre que hay personas que por un extraño miedo a la soledad deciden no mostrarse como son y se ponen su “máscara” para agradar a todo el que le rodea. ¿Qué es para ti la soledad? ¿Qué pasaría si estuvieras solo aún a pesar de poner en valor tu propia autenticidad? ¿Tendría sentido para ti vivir algunos momentos de soledad a cambio de poderte mostrar como eres?

Observa a tu alrededor cuántas personas prefieren estar en soledad antes que compartiendo momentos de su vida con personas que no le aportan nada. ¿Cómo crees que es para una persona ponerse en valor aún a pesar de lo que digan los demás? Y… ¿cómo sería para ti? ???? 

Y es que cuando vives en ti, en equilibrio con lo que eres y con lo que sientes, lo que piense el resto te da bastante igual, es más, sus comentarios pasan por alto para ti. Y somos seres socialmente agradadores, queremos gustar por encima de todas las cosas a los demás, incluso por encima de uno mismo. Pero cuando sucede esto, uno pierde la autenticidad por la que brilla, por la que destaca y por la que se distingue de los demás. 

Todo es cuestión de ver el vaso medio lleno o medio vacío. Yo, confieso que, durante años, siempre lo vi medio vacío y me encantaba estar rodeada de gente, ni siquiera me había parado a reflexionar si eso tenía sentido para mí.  

Ahora, te aseguro que soy muy selectiva con mis amistades. Y no es cuestión de prepotencia ni egoísmo. Solo quiero en mi vida gente que sume, que aporte y con la que pueda crecer siendo como soy, sin condiciones. 

Soy solo yo mismo. Pienso que ser genuino es triunfar

Freddie Mercury 

Si te ha resultado interesante este post o quieres profundizar en algún tema, deja tu comentario más abajo. Estaré encantada de leerte. 

También puedes suscribirte de manera gratuita y recibir todo el contenido publicado. 

GRACIAS y ¡nos leemos! 

1 comentario en “La autenticidad de ser tú mismo”

  1. Me gusta reflexionar con tus preguntas y no sólo de mi persona, sino también de las personas a las que quiero. Buena entrada : )
    Mi reflexión es: que cada uno es como es en función de sus intereses. También se eligen las amistades en función de los intereses. Como los intereses son cambiantes según se van consiguiendo metas, la persona va cambiando y, con ella, los amigos. Dime tú qué intereses tenía yo con 16 años y qué intereses puedo tener ahora con 35… Si mantuviera los mismos amigos de entonces sería por que hemos seguido intereses comunes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba